Quantcast
El tiempo en: El Puerto
Jueves 08/06/2023  

Lo que queda del día

El VAR de la Junta Electoral

Los mensajes de campaña se están reduciendo a un juego entre prestidigitadores, de ahí las continuas visitas a la ventanilla de la Junta Electoral

Publicado: 20/05/2023 ·
16:30
· Actualizado: 20/05/2023 · 16:31
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Urnas en colegio electoral. -
Autor

Abraham Ceballos

Abraham Ceballos es director de Viva Jerez y coordinador de 7 Televisión Jerez. Periodista y crítico de cine

Lo que queda del día

Un repaso a 'los restos del día', todo aquello que nos pasa, nos seduce o nos afecta, de la política al fútbol, del cine a la música

VISITAR BLOG

Juraría que ocurrió en las elecciones municipales del 95. Pasado el mediodía se presentó una denuncia ante la Junta Electoral por vulneración del secreto del voto en Bornos, ya que los sobres que había entregado el PSOE durante la campaña llevaban una especie de marca que los hacía diferenciarse de los del resto de formaciones. Allí que nos fuimos hasta que localizamos uno de los famosos sobres, en los que, al trasluz y en la esquina de la solapa, se podía apreciar, con mucho esfuerzo, una especie de marca de agua del tamaño de un lunar. 

Aquello quedó en la tensión del momento y poco más, como ha seguido ocurriendo con el paso de los años con la mayoría de denuncias que suelen presentarse de cara a unos comicios locales, a causa de un excesivo celo y de los nervios de última hora, aunque también ha habido casos en los que se ha aplicado una advertencia o una amonestación por descaro flagrante.

Ya sea por celo, por nervios, o por ese extraño e infructuoso afán por querer ganar los partidos en los despachos, el VAR de la Junta Electoral está realizando horas extra durante esta campaña para atender las denuncias que vienen presentando los diferentes partidos, como si se tratara de una competición a las trampas: el que más comete, pierde. O eso creen. En realidad lo que hay es muy poca fe en la capacidad de discernimiento de cada votante, como si no fuese capaz de detectar por sí mismo las burdas maniobras electoralistas que se ocultan detrás de la visita de un alto cargo de la Junta o de cada anuncio del presidente del Gobierno.

Las resoluciones posteriores, de hecho, no solo se realizan amparadas en la ley, sino que en ellas prevalece el sentido común, que es el que puede bastarle a cualquiera para percibir la intencionalidad de cada detalle o cada gesto.

La (pen)última polémica la han vuelto a protagonizar PSOE y PP, después de la denuncia presentada por los socialistas contra los populares por las cartas que está enviando el PP a los votantes y firmadas por Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía, en las que aparece su imagen acompañando al candidato de la ciudad en cuestión. También podrían haber denunciado al diseñador de la misiva, por el descarado uso del photoshop para situar codo con codo a Moreno con cada candidato, lo que le da un aire tan tosco y artificial como el de las fotos que te puedes hacer en la tienda del Camp Nou abrazado a Messi celebrando un gol.

El PSOE juega con ventaja en este caso, ya que es poco probable que cualquiera de sus candidatos y candidatas piense en enviar una carta a las casas de sus votantes acompañados en la misiva por la firma y foto de Pedro Sánchez. Si tuviera el mismo grado de popularidad que Juanma Moreno pueden tener por seguro que harían lo mismo, lo que sitúa cada decisión en el terreno de la estrategia electoral, cada cual con las mejores armas a su disposición, pero también, de nuevo, bajo la premisa de infravalorar al votante o de dar por hecha su ignorancia, lo que, efectivamente, reduce a un juego entre prestidigitadores los mensajes de campaña -de ahí las continuas visitas a la ventanilla de la Junta Electoral-, desde el momento en que hay circunstancias externas que han terminado por situarse a la misma altura que el programa electoral.

En este sentido, y en medio de unas elecciones en las que prima lo local, que el candidato caiga bien o mal, la cercanía con la gente, la carga de cada mochila y las ganas o no de cambio, llama la atención el peso que se le está dando a esas circunstancias externas, como decisivas a la hora de marcar tendencia entre los votantes indecisos. En una entrevista publicada en El País Semanal hace un par de meses, Cuca Gamarra (PP), ya lo dejaba claro: “Cada municipio es único dentro de nuestro proyecto nacional, pero estas elecciones deben ser una reflexión de lo que pasa en España y de la actuación de Pedro Sánchez, y que los ciudadanos se pronuncien. Que las provincias sean el comienzo de la esperanza y el cambio”.

En una semana sabremos si la ciudadanía está a lo que se juega en Madrid o a lo que se juega en su barrio y a lo que determina su bolsillo.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN