Quantcast
El tiempo en: El Puerto
Sábado 13/08/2022
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

El Puerto

Barrull: “Esta profesión, desde fuera, es bonita pero tiene sombras”

El cántabro, que inauguraba el ciclo Dsoko Live el pasado sábado, se metió en los hogares de toda España hace ya ocho años, cuando se proclamó ganador de La Voz

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • David Barrull junto a Marina Martínez.

A pesar de no tener una entrevista cerrada con nosotros,  no duda en atendernos minutos antes de que arranque su concierto en El Puerto. Así es David Barrull, cercano, extrovertido pero con cierto aire de timidez que no esconde. El cántabro, que inauguraba el ciclo Dsoko Live este sábado, se metió en los hogares de toda España hace ya ocho años, cuando se proclamó ganador de la segunda edición de La Voz. Un artista, de carácter auténtico que lleva el flamenco por bandera y mira hacia adelante lleno de fe y agradecido, sin olvidar sus comienzos.  

El concierto empieza  en  tan solo unos minutos. ¿Nervioso?  

Un poquito. Siempre, antes de cada concierto, vuelan las mariposas.  Pero,  creo que es lo que no hay que perder. Demuestra que te  importa  lo que haces. Le tienes respeto y, a mi parecer, eso siempre se debe mantener.

¿Qué esperas de esta noche, de este concierto?

Espero emoción, a la hora de cantar, de sentir. Es algo con lo que he nacido. No tengo que presionar ningún botón ni hacer nada, es algo automático y creo que es lo que marca realmente la diferencia. Si hay emoción, aunque no salgan las cosas perfectas, me da igual.

¿Tú ya naciste con duende?

Sí, a Dios le  plació. Nací sintiendo la música de una manera muy especial.

¿Cuándo te diste cuenta?

No  lo sé. En mis recuerdos siempre me veo cantando.

¿Te viene de familia?

Sí. Mi casa es muy musical. Mi madre cantaba, mi padre es súper forofo del flamenco, sobre todo de Camarón. De ahí me viene el amor por él. Mis tíos tocan la guitarra. Siempre ha habido mucha música en casa. Ya que has mencionado a Camarón...

¿Se está perdiendo el flamenco puro?

Puede ser. No se le da la visibilidad ni la importancia que se  merece. Fuera de España son amantes del flamenco pero, principalmente, hay que ser profeta en nuestra tierra . ¿Por qué crees que pasa eso? Porque somos muy de darle el valor a las cosas de fuera y no a las nuestras, nos pasa en muchos aspectos de la vida. Ha pasado ya bastante tiempo desde que ganaste La Voz...

¿Cómo ha cambiado tu vida desde entonces?

Del derecho al revés. Yo antes era mediador en la Asociación  ‘Gitanos de  Hoy’. Trabajaba con el flamenco como herramienta social y disfrutaba muchísimo. Pero,  mi sueño estaba a puntito de cumplirse. Desde 2013, vivo  por y para la música.

¿Cómo fue ese  salto?  ¿Te animaron o te animaste?

 Me animaron. Yo era y soy una persona muy extrovertida pero muy vergonzosa. Un familiar  me dio el empujón que necesitaba. ¿Y te arrepientes?   No es que me arrepienta sino que ahora valoro  las cosas. Esta profesión vista desde fuera parace muy bonita pero, visto desde dentro, tiene sombras, lo peor de todo es, yo diría,  que perderte  muchos momentos. Cuando todo está bien alrededor es muy fácil cantar pero hay días que no  te apetece cantar para nada y aún asi tienes que poner tu mejor sonrisa. Imagino que hablas por experiencia.

¿Dirías que ese es el lado más sombrío de esta profesión?

Sí,  he tenido momentos duros, de  pérdidas y he tenido que salir para delante. Vamps a poner la mirada en el futuro...

¿Qué esperas de la vida a partir de ahora?  

Creo que le pediría a la vida, bueno mejor dicho a Dios, que me siga permitiendo disfrutar de lo que me gusta, sobre todo de la música y que salud. Lo demás vendrá por sí solo. Pasa a segundo plano. Has conocido a muchos artistas.  Una de ellas, Malú.

¿Seguís manteniendo el contacto?

Ahora un poquito menos. Pero sí ha formado una parte muy especial de mi vida y  mis decisiones. Eres cántabro pero te mudaste a Sevilla hace cinco años, ¿habías estado en El Puerto? Sí. La gente aquí, en Andalucía es muy especial. Aquí el flamenco, la música la lleváis por bandera. Sois especiales.

¿Cómo está ahora mismo la industria del flamenco?

Recuperándose, viendo la luz por fin. Muchos no han superado la falta de trabajo durante y tras  la pandemia. Así es.  Por eso, no sabes lo afortunado que me siento. Se puede decir que no estoy trabajando sino soñando. ¿Te asusta que de un día a otro se evapore la fama?  Si viene, vendrá. Confio en Dios, mis tiempos están en él. El mañana es de él y el presente es un regalo y es mío y disfruto cada momento.

TE RECOMENDAMOS